Información de la revista
Vol. 75. Núm. 2.
Páginas 223-225 (Abril 2010)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 75. Núm. 2.
Páginas 223-225 (Abril 2010)
Acceso a texto completo
Guía de diagnóstico y tratamiento de la diarrea crónica. Epidemiologia, etiología y clasificación
Clinical guidelines for diagnosis and treatment of chronic diarrhea. Epidemiology, etiology and classification
Visitas
15041
José María Remes Trochea, Octavio Gómez Escuderob, María Victoria Bielsa Fernándezc, Julio Garrido Palmac, Tomás Méndez Gutiérrezc, Isidro Vázquez Ávilac
a Coordinador General
b Coordinador
c Participantes
Este artículo ha recibido
15041
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo

?? 1. ¿Cómo se define la diarrea crónica?

La diarrea puede considerarse como un síntoma o como un signo. En el primer caso, se define como el aumento en la frecuencia, disminución en la consistencia de las evacuaciones o una combinación de ambas. Como signo, es un aumento en el volumen o en el peso de las evacuaciones (más de 200 g o más de 200 mL en 24 horas), con una dieta occidental.1,2

A diferencia de definición, la percepción del paciente sobre la diarrea es variable, por lo que la Asociación Americana de Gastroenterología (AGA), sugiere definirla como una disminución en la consistencia de las heces fecales, con o sin aumento en la frecuencia de las mismas.3,4

Aunque no hay consenso para definir su cronicidad, la mayoría de los expertos acepta que si la diarrea dura cuatro o más semanas, debe considerarse como crónica.3,5-7

Nivel de evidencia IV, grado de recomendación D.

?? 2. ¿Cuál es la prevalencia de la diarrea crónica?

Las tasas son difíciles de estimar debido a las diferencias entre los grupos de población y a las definiciones usadas por los investigadores. Aunque se han informado prevalencias de entre 7% y 18% en población de adultos mayores en Estados Unidos, la mayoría de ellos cumplían criterios para síndrome de intestino irritable (SII), por lo que al aplicar la definición sobre la alteración en la frecuencia, sin dolor abdominal, la prevalencia estimada es de 4% a 5%.8-10 Aunque en nuestro país se desconoce la prevalencia de la diarrea crónica (DC), en general se ha reportado que entre 15% a 32% de los pacientes con SII, predomina la diarrea.11

Nivel de evidencia IV, grado de recomendación D.

?? 3. ¿Cuáles son los grupos más afectados por esta condición?

Aunque no existen antecedentes en la bibliografía, la mayoría de los autores sugieren una prevalencia más alta en niños con afección a su estado nutricio, pacientes inmunodeprimidos y adultos mayores debido a que los factores de riesgo asociados con el desarrollo de DC ocurren en este grupo de población (cirugía previa gastrointestinal, enfermedad pancreática, enfermedades sistémicas, alcohol, uso de medicamentos y deficiencia de disacaridasas).2,12

Nivel de evidencia IV, grado de recomendación D.

?? 4. ¿Cuáles son las causas más comunes de la DC en nuestro medio?

En función de las principales razones para darse la DC, el estado socioeconómico destaca; asimismo, influye el estrato de la población estudiada. En países con economías emergentes, las causas más comunes son infecciones bacterianas, parasitarias y por micobacterias, aunque también los trastornos funcionales digestivos (TFD), la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) y los síndromes de absorción intestinal deficiente (SAID), en especial diarrea asociada a sales biliares son causas frecuentes.4,13 Otras causas, informadas con menor frecuencia, incluyen: esprue celíaco y tropical, colitis microscópicas, enteropatías medicamentosas, incluidas las favorecidas por antiinflamatorios no esteroideos (AINE), neuropatía autonómica y diarrea biliar.2,3,13

En México no existe información veraz suficiente sobre este punto. En un hospital de concentración se reportó que en un subgrupo de 461 pacientes con DC y SAID, las causas más comunes fueron: pancreatitis crónica, esprue tropical y sobrepoblación bacteriana.14

Nivel de evidencia III, grado de recomendación C.

?? 5. Con base en su localización, ¿cuál es la clasificación de la DC?

Esta puede sustentarse como se muestra en la Tabla 1:

Nivel de evidencia III, grado de recomendación D.

?? 6. De acuerdo con sus mecanismos fisiopatológicos ¿cómo se clasifica la DC?

La etiología de la DC es variable y un mismo factor suele causar síntomas mediante diversos mecanismos fisiopatológicos. En términos generales las causas de DC se agrupan en osmóticas, secretoras, inflamatorias y motoras.7,15

La diarrea osmótica se produce por la presencia, en el intestino distal, de un soluto no absorbido que aumenta la carga osmótica y arrastra líquido a la luz intestinal. Por ejemplo, se incluyen la deficiencia de disacaridasas y la ingestión de solutos no absorbibles, como sorbitol, lactosa o compuestos que contengan magnesio.15 La diarrea secretora se produce por una mayor secreción de agua y electrolitos hacia la luz que supera la capacidad de absorción intestinal a través de la activación de AMP-cíclico. El ejemplo clásico es la gastroenteritis asociada a toxinas bacterianas.15

La diarrea con etiología de tipo motor, puede ser debida a hiper o hipomotilidad. La primera se asocia a un tránsito intestinal rápido y disminuye el tiempo para digestión y absorción de nutrientes. Algunas causas incluyen trastornos funcionales, hipertiroidismo e hiperparatiroidismo. La hipomotilidad está asociada a enfermedades como escleroderma, diabetes mellitus y pseudo-obstrucción intestinal, que pueden asociarse a sobrepoblación bacteriana.15

La diarrea inflamatoria se produce por lesiones de la mucosa, dando por consecuencia una disminución de la superficie de absorción. Los ejemplos clásicos son enfermedad inflamatoria intestinal y diarreas de origen infeccioso.15

Nivel de evidencia IV, grado de recomendación D.

Bibliografía
[1]
Binder HJ..
Causes of chronic diarrhea..
, 355 (N Engl J Med 2006), pp. 236-9
[2]
Thomas PD, Forbes A, Green J, et al..
Guidelines for the investigation of chronic diarrhea, 2nd edition..
, 52 (Gut 2003), pp. v1-v15
[3]
Headstrom PD, Surawicz CM..
Chronic diarrhea..
, 3 (Clin Gastroenterol Hepatol 2005), pp. 734-737
[4]
Fine KD, Schiller LR..
AGA Technical Review on the evaluation and management of chronic diarrhea..
, 116 (Gastroenterology 1999), pp. 1464-86
[5]
Holbrook I..
The British Society of Gastroenterology guidelines for the investigation of chronic diarrhea, 2nd edition..
, 42 (Ann Clin Biochem 2005), pp. 170-4
[6]
American Gastroenterological Association Medical Position Statement: Guidelines for the evaluation and management of chronic diarrhea..
Gastroenterology 1999..
, 116 pp. 1461-1463
[7]
Carmona-Sánchez R..
Diarrea crónica..
, 69 (Rev Gastroenterol Mex 2004), pp. 95-7
[8]
Talley NJ, O''Keefe EA, Zinsmeister AR, et al..
Prevalence of gastrointestinal symptoms in the elderly: a population-based study..
, 102 (Gastroenterology 1992), pp. 895-901
[9]
Talley NJ, Weaver AL, Zinsmeister AR, et al..
Onset and disappearance of gastrointestinal symptoms and functional gastrointestinal disorders..
, 165-77 (Am J Epidemiol 199216),
[10]
Fine KD, Meyer RL, Lee EL..
The prevalence of chronic diarrhea in patients with celiac sprue treated with a gluten-free diet..
, 18-38 (Gastroenterology 1997 112),
[11]
Tamayo JL, López-Colombo A, et al..
Guías clínicas de diagnóstico y tratamiento del síndrome de intestino irritable..
, 74 (Rev Mex Gastroenterol 2009), pp. 56-7
[12]
Mery CM, Robles-Díaz G..
Esprue tropical ¿una enfermedad inexistente o inadvertida? Rev Invest Clin 2000..
, 52 pp. 377-9
[13]
Uscanga L..
Síndrome de absorción intestinal deficiente y enfermedad celíaca..
, 71 (Rev Gastroenterol Mex 2006), pp. 19-21
[14]
Páez-Rodríguez O, Robles-Díaz G, Uscanga L, Wolpert E..
Sprue tropical: causa frecuente de esteatorrea en México..
, 2 (Med Int Mex 1986), pp. 26-8
[15]
Lanas A, Sopeña F..
Nonsteroidal anti-inflammatory drugs and lower gastrointestinal complications..
, 38 (Gastroenterol Clin North Am 2009), pp. 333-52
Idiomas
Revista de Gastroenterología de México

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.