Información de la revista
Vol. 84. Núm. 1.
Páginas 110-112 (Enero - Marzo 2019)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 84. Núm. 1.
Páginas 110-112 (Enero - Marzo 2019)
Carta científica
DOI: 10.1016/j.rgmx.2017.12.002
Open Access
Trasplante de microbiota fecal en el tratamiento de colitis grave complicada por C. difficile en un paciente con síndrome de inmunodeficiencia adquirida
Fecal microbiota transplantation for severe complicated C. difficile colitis in a patient with acquired immunodeficiency syndrome
Visitas
2195
P. Martínez-Ayalaa,
Autor para correspondencia
pemayala4@gmail.com

Autor para correspondencia. Unidad de VIH, Hospital Civil de Guadalajara Fray Antonio Alcalde, Guadalajara, Jalisco, México. Tel.: +01-33-36-575633.
, L.A. González-Hernándeza, F. Amador-Laraa, J. Andrade-Villanuevaa, M. Ramos-Solanob
a Unidad de VIH, Hospital Civil de Guadalajara Fray Antonio Alcalde, Guadalajara, Jalisco, México
b Instituto de Investigación en Inmunodeficiencias y VIH, Departamento de Clínicas Médicas, CUCS - Universidad de Guadalajara, Guadalajara, Jalisco, México
Este artículo ha recibido
2195
Visitas

Under a Creative Commons license
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo

La infección por Clostridium difficile (ICD) continúa siendo la principal causa de diarrea intrahospitalaria, y una de las principales causas de infección nosocomial. En las 2 décadas previas, la carga de infección por Clostridium difficile se ha incrementado en términos de incidencia, morbilidad, mortalidad y costos1. El espectro de manifestaciones de la infección por Clostridium difficile es muy amplio, abarca desde portadores asintomáticos a presentaciones fulminantes con megacolon tóxico2. Las estrategias de tratamiento deben ser basadas en la severidad de la enfermedad, historia previa de la ICD, y el riesgo individual del paciente a la recurrencia.

La vancomicina es el tratamiento de elección para la ICD severa o complicada. El metronidazol es apropiado para la enfermedad leve y la fidaxomicina es una opción terapéutica para pacientes con la ICD recurrente o con alto riesgo de recurrencia. El trasplante de microbiota fecal (TMF) se ha asociado con una resolución de los síntomas de ICD recurrente, pero su rol como tratamiento primario y en ICD severa no está establecido3. Existe un subgrupo de pacientes con ICD que desarrollan presentaciones fulminantes4, refractarias a los tratamientos convencionales. Presentamos el caso de un paciente con infección por VIH y colitis por Clostridium difficile, que fue tratado de forma exitosa con trasplante de microbiota fecal.

Se trata de un varón de 28 años con diagnóstico de infección por virus de la inmunodeficiencia humana/sida estadio C3 (cuenta de linfocitos TCD4 41 células/μl y carga viral de 127,305 copias/ml), con tratamiento para toxoplasmosis del sistema nervioso central y neumonía intrahospitalaria con pirimetamina, clindamicina, además de piperacilina con tazobactam. Al 10.° día del tratamiento desarrolló diarrea, distensión abdominal e hiperleucocitosis con 61,400 células/μl. Se realizó PCR para toxinas de Clostridium difficile que resultó positiva para la cepa hipervirulenta NAP01 ribotipo 27 (Xpert®C. difficile assay, Cepheid, EE.UU.). Se inició tratamiento con vancomicina 125mg/vo/6h y metronidazol 500mg/IV/8h. Debido a la falta de mejoría a las 48h, incrementamos la dosis de vancomicina a 500mg/vo/6h. Después de 12 días de tratamiento, hubo deterioro clínico manifestado por incremento del dolor abdominal y distensión (fig. 1). Por lo anterior iniciamos protocolo para trasplante de microbiota fecal. La madre sin historia de enfermedades crónicas y con un índice de masa corporal de 24 fue la donadora. Se realizó escrutinio para hepatitis viral A, B, C y VIH, y se realizaron coprocultivo, coproparasitoscópico, así como toxina para Clostridium difficile que resultaron negativos. Se obtuvieron 50g de heces de la donadora y se suspendieron en 100ml de solución salina al 0.9%. La muestra se homogeneizó por medio de un filtro, hasta la obtención de una solución líquida. Dos días previos al procedimiento se suspendieron todos los antibióticos incluyendo metronidazol y vancomicina. El receptor firmó consentimiento informado y posteriormente se infundieron 100ml de la muestra preparada a través de una sonda nasoyeyunal, debido a la ausencia de colonoscopías de urgencia en ese momento. Posterior a las 48h de la infusión, el paciente presentó una mejoría clínica dramática con la resolución del dolor, la distensión abdominal y el descenso de los leucocitos de 62,000 a 12,000 células/μl (fig. 2). El paciente se egresó y tras un año de seguimiento no ha presentado recurrencia de la enfermedad.

Figura 1.

Evolución radiográfica del paciente en donde se observa patrón radiográfico normal al 5.° día del tratamiento para infección por C. difficile (A), sin embargo el paciente mostró empeoramiento clínico e importante dilatación de asas al día 12.° del tratamiento antimicrobiano (B).

(0,1MB).
Figura 2.

La cuenta leucocitaria disminuyó a 12,000 células/ml/48h posteriores al trasplante de microbiota fecal.

(0,07MB).

En una revisión sistemática que incluyó un total de 536 pacientes prevenientes de 36 estudios clínicos, la eficacia del TMF fue del 87% posterior al primer procedimiento. La resolución de la diarrea varió acorde al sitio de infusión: cuando el TMF fue infundido en el estómago, la eficacia fue del 81%; en el duodeno/yeyuno fue del 86%; en el ciego/colon ascendente fue del 93%: y en el colon distal fue del 84%5. Siguen en aumento el número de casos reportados que apoyan el uso del TMF en las fases agudas de los casos severos6. Sin embargo, existe preocupación respecto al mayor riesgo potencial de sepsis e infecciones posteriores al TMF. Un reciente estudio multicéntrico retrospectivo en 80 pacientes inmunocomprometidos con TMF sugiere que es una modalidad efectiva (78% de tasa de cura con un solo procedimiento), con pocos efectos adversos y sin complicaciones infecciosas relacionadas en estos pacientes de alto riesgo7. Existe además preocupación respecto a las potenciales complicaciones a largo plazo, secundarias al TMF. Se ha reportado un mayor riesgo de desarrollar obesidad, diabetes, cáncer de colon, aterosclerosis, síndrome de intestino irritable, hígado graso, asma y autismo8. Es fundamental el seguimiento clínico de los pacientes que recibieron TMF a través de los años para determinar la fuerza de asociación de los respectivos reportes.

Se han reportado muy pocos casos de pacientes con VIH que han recibido TMF como tratamiento para ICD, y en la mayoría de ellos en el contexto de recurrencia de la enfermedad7,9,10.

El TMF es una opción eficaz, simple y relativamente barata que debe considerarse en casos severos, particularmente en los que el tratamiento antibiótico de amplio espectro no puede ser retirado. Se deben realizar ensayos clínicos para demostrar la eficacia como tratamiento de primera línea en pacientes con enfermedad severa e inmunosupresión.

Financiación

No se recibió patrocinio de ningún tipo para llevar a cabo este artículo/estudio.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Referencias
[1]
S.S. Magill, J.R. Edwards, W. Bamberg, et al.
Multistate point-prevalence survey of health care-associated infections.
N Engl J Med, 370 (2014), pp. 1198-1208
[2]
S.H. Cohen, D.N. Gerding, S. Johnson, et al.
Clinical practice guidelines for Clostridium difficile infection in adults: 2010 update by the society for healthcare epidemiology of America (SHEA) and the infectious diseases society of America (IDSA).
Infect Control Hosp Epidemiol, 31 (2010), pp. 431-455
[3]
N. Bagdasarian, K. Rao, P.N. Malani.
Diagnosis and treatment of Clostridium difficile in adults: A systematic review.
JAMA, 313 (2015), pp. 398-408
[4]
D.M. You, M.A. Franzos, R.P. Holman.
Successful treatment of fulminant Clostridium difficile infection with fecal bacteriotherapy.
Ann Intern Med, 148 (2008), pp. 632-633
[5]
G. Cammarota, G. Ianiro, A. Gasbarrini.
Fecal microbiota transplantation for the treatment of Clostridium difficile infection. A systematic review.
J Clin Gastroenterol, 48 (2014), pp. 693-702
[6]
J.F. Gallegos-Orozco, C.D. Paskvan-Gawryletz, S.R. Gurudu, et al.
Successful colonoscopic fecal transplant for severe acute Clostridium difficile pseudomembranous colitis.
Rev Gastroenterol Mex, 77 (2012), pp. 40-42
[7]
C.R. Kelly, C. Ihunnah, M. Fischer, et al.
Fecal microbiota transplant for treatment of Clostridium difficile infection in immunocompromised patients.
Am J Gastroenterol, 109 (2014), pp. 1065-1071
[8]
C.R. Kelly.
Update on Fecal Microbiota Transplantation 2015: Indications, Methodologies, Mechanisms, and Outlook.
Gastroenterology, 149 (2015), pp. 223-237
[9]
L. Elopre, M. Rodriguez.
Fecal microbiota therapy for recurrent Clostridium difficile infection in HIV-infected persons.
[10]
M. Schünemann, M. Oette.
Fecal microbiota transplantation for Clostridium difficile-associated colitis in a severely immunocompromized critically ill AIDS patient: A case report.
Copyright © 2018. Asociación Mexicana de Gastroenterología
Idiomas
Revista de Gastroenterología de México

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.