Información de la revista
Vol. 75. Núm. S2.
Páginas 255-257 (Noviembre 2010)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 75. Núm. S2.
Páginas 255-257 (Noviembre 2010)
Acceso a texto completo
Visión multidisciplinaria de los trastornos en la conducta alimentaria
Visitas
...
Daniela Armasa
a Unidad de Trastornos en la Alimentaci??n. Centro Hospitalario Pereira Rossell - Hospital Brit??nico. Montevideo, Uruguay
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo

Los trastornos en la alimentación (TA) son frecuentes en niños pequeños pudiendo presentarse en aproximadamente el 20% al 30% de los niños sanos. El origen es multifactorial, interviniendo alteraciones anatómicas, funcionales y conductuales.1,2 Los TA incluyen a los trastornos en la deglución (TD), los cuales son únicos en la infancia y deben diferenciarse de los del adulto. En el niño, la deglución implica un proceso evolutivo complejo, con cambios fisiológicos, estructurales y en las conexiones con el sistema nervioso central.3,4

La deglución es un mecanismo de coordinación neuromuscular en el que participan estructuras orales, faríngeas, la laringe y el esófago, y que permite el paso de secreciones endógenas, o de alimento desde el exterior hasta el estómago, con interrupción del acto respiratorio.5,6

El conocimiento del desarrollo y de los cambios en la maduración de la deglución ocurridos desde el feto hasta el niño mayor es fundamental. Al inicio consiste en un proceso reflejo que va madurando a un mecanismo regulado corticalmente, en concordancia con el desarrollo del sistema nervioso central, el crecimiento del individuo y el desarrollo de las estructuras anatómicas involucradas en los procesos aerodigestivos.3, 7

La faringe es un sitio común a los aparatos respiratorio y digestivo (encrucijada aerodigestiva) y cambia con el crecimiento del niño. Durante la lactancia, la laringe se encuentra aproximadamente a la altura de las vértebras C1 a C3, estando la lengua, la epiglotis y el velo palatino prácticamente adheridos produciendo un cierre natural que impide el paso del alimento a la laringe. Entre los 2 y 3 años, la laringe desciende y existe un espacio común más amplio, siendo la aspiración más fácil frente a pequeñas incoordinaciones.

La boca, la faringe y el esófago representan la unidad neuromuscular más compleja del organismo y sus funciones se relacionan primariamente con el sistema digestivo. Su participación en el sistema respiratorio, la producción del habla y la ventilación del oído medio complica más la fisiología de esta región que se encuentra regulada por mecanismos involuntarios (reflejos) y voluntarios. En la deglución intervienen 26 músculos y cinco pares craneanos .

Por la complejidad de lo expuesto, los TA y TD deben ser evaluados y tratados por un equipo multidisciplinario integrado por profesionales especializados: gastroenterólogo pediatra, fonoaudiólogo, psicólogo, nutricionista, personal de enfermería y asistente social.8-10

La Unidad de Trastornos en la Alimentación (UTA) inició sus actividades hace ocho años en forma simultánea a nivel de salud pública y privada utilizando el mismo equipo técnico. La metodología aplicada es única en el país y consiste en trabajo multidisciplinario con la presencia simultánea de los profesionales. Se presta atención a niños de 0 a 14 años afectados de TA. La UTA se ha constituido en el centro de referencia para el personal médico, tanto para consulta como para educación, investigación e implementación de planes de manejo individual (tratamiento) a ser cumplidos por todos los que participan en el cuidado de estos niños (profesionales de la salud y cuidadores).

Los pacientes atendidos en el hospital son evaluados en una misma instancia por cuatro profesionales (pediatra gastroenterólogo, nutricionista, fonoaudióloga y psicóloga) que ven al niño en forma integral analizando y solucionando las diferentes áreas, con lo cual se optimizan los recursos existentes, se reduce el número de consultas en policlínica y en la emergencia así como el número de hospitalizaciones e ingresos en CTI y el costo de tratamiento, y se ofrece mejor calidad de vida para el paciente y su familia, mejora el manejo de pacientes con trastornos severos (neurológicos, malformaciones congénitas), y se brinda apoyo a los familiares.

La observación durante la alimentación es uno de los pilares fundamentales del diagnóstico; los aspectos más importantes tienen que ver con las técnicas alimentarias (pecho directo, biberón, vasito, cuchara), la postura, las texturas (líquidos, papillas, sólidos), y los implementos.

Los TA son un problema frecuente en pediatría pero solo 1% a 2% de los pacientes tendrá complicaciones graves. Los TA pueden clasificarse en orgánicos, funcionales y conductuales.

?? Trastornos orgánicos

Alteraciones estructurales que se relacionan con la alimentación: defectos anatómicos que comprometen paladar, lengua, esófago.

Alteraciones neurológicas: parálisis cerebral, agenesia del cuerpo calloso, síndrome hipóxicoisquémico, epilepsia, distrofia muscular, hidrocefalia, microcefalia.

Accidentes: accidentes de tránsito, traumatismo craneofacial, ingesta de cáusticos, ahogamiento.

Síndromes genéticos: Síndromes de Down,

Turner y Prader Willy.

Otras patologías: trastornos generalizados del desarrollo, espectro autista, retardo mental, episodios que ponen en riesgo la vida, apneas, sofocación.

?? Trastornos conductuales

Alteraciones sociales y psíquicas.

Durante el periodo comprendido entre agosto de 2002 y julio de 2009, analizamos el tipo de TA más frecuente en la población de niños que acuden a la UTA provenientes de todo el país, derivados al Centro Hospitalario Pereira Rossell (centro de referencia en Uruguay).

Estudiamos a 281 niños, de ambos sexos, media de edad de 40 meses, 27% de ellos prematuros.

De 281 niños llevados a consulta, clasificamos a 253, de lo cual surgen los siguientes porcentajes: trastornos orgánicos 149 (59%), trastornos funcionales 101 (40%), trastornos conductuales 3 (1.2%).

Es importante que el pediatra general y gastroenterólogo realicen derivaciones tempranas para poder obtener resultados óptimos.10

En la Tabla 1 se muestran los síntomas y signos que deben alertar al pediatra general o gastroenterólogo a realizar una consulta con un equipo multidisciplinario con experiencia en TA en niños pequeños.

?? Trastornos funcionales

Enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), recién nacidos pretérmino.

Bibliografía
[1]
Lifschitz CH..
In: Pediatric Gastroenterology and Nutrition in Clinical Practice: Feeding Disorders..
Informa Health Care, (2001),
[2]
Rudolph CD..
Feed ing disorders i n children and infants..
, 125 (Pediatr 1994), pp. S116-S124
[3]
Link DT, Rudolph CD, Willging JP..
Swallowing disorders in children..
[4]
Derkay CS, Schechter GL..
Anatomy and physiology of pediatric swallowing disorders..
, 31 (Dysphagia 1998), pp. 397-404
[5]
Logemann JA..
Evaluation and treatment of swallowing disorders..
, Collage- Hill Press, 1983 (San Diego, CA),
[6]
Juri S..
Conferencia: Palabra, voz y deglución..
Fundaci??n Alberto Roemmers, Academia Nacional de Medicina, (1995),
[7]
Darrow DH, Harley CM..
Evaluation of swallowing disorders in children..
, 31 (Otolaryngol Clin N Am 1998), pp. 405-18
[8]
Rudolph CD..
American Speech-Language-Hearing Association..
, (2003),
[9]
Burklow KA, Phelps AN, Schultz JR, et al..
Classifying complex pediatric feeding disorders..
, 27 (J Pediatr Gastroenterol Nutr 1998), pp. 143-7
[10]
Armas D, et al..
En: Semiología Pediátrica: Semiología de la deglución..
Oficina del Libro de Ediciones de la Facultad de Medicina, (Montevideo, junio de 2010),
Idiomas
Revista de Gastroenterología de México

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas