Información de la revista
Vol. 76. Núm. S2.
Semana Nacional de Gastroenterología
Páginas 30-31 (Enero 2011)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 76. Núm. S2.
Semana Nacional de Gastroenterología
Páginas 30-31 (Enero 2011)
Acceso a texto completo
Probióticos en enfermedades del tubo digestivo
Visitas
...
Florencia Vargas Voráckováa
a Investigadora en Ciencias M??dicas. Departamento de Gastroenterolog??a del Instituto Nacional de Ciencias M??dicas y Nutrici??n Salvador Zubir??n. Profesora y Responsable, Entidad Acad??mica Sur, Programa de Maestr??a y Doctorado en Ciencias M??dicas, Universidad Nacional Aut??noma de M??xico. Investigadora Nivel III del Sistema Nacional de Investigadores
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo

La palabra probiótico significa "a favor de la vida". Se aplica en la actualidad a todo microorganismo resistente a la digestión, capaz de adherirse a la mucosa del tracto digestivo y conferir un beneficio a la salud del hospedero. Los microorganismos probióticos ejercen su efecto benéfico desde las etapas iniciales de la vida humana. Los mecanismos que intervienen en este efecto son diversos y dependen de la cepa utilizada. Hasta la fecha, los microorganismos probióticos más estudiados son los lactobacilos (L. acidophilus, L. bulgaricus, L. casei, L. helveticus), las bifidobacterias (B. bifidum, B. breve, B. longum, B. infantis), Enterococcus faecium, Saccharomyces boulardii y Streptococcus thermophilus.

Los probióticos han mostrado ser útiles en la prevención y tratamiento de las infecciones intestinales, diarrea secundaria al uso de antibióticos y enfermedad inflamatoria intestinal. Pueden disminuir los síntomas de intolerancia a la lactosa y síndrome de colon irritable, así como prevenir la mucositis consecutiva a radioterapia o quimioterapia. Su utilidad en la prevención de la diarrea del viajero y la erradicación de Helicobacter pylori es aún controversial. Los efectos benéficos de los probióticos pueden ser los siguientes:

1. Antimicrobianos: resultan de la colonización competitiva de los probióticos con los patógenos, que priva a éstos de nutrimentos o nichos de implantación en la mucosa intestinal. Al producir ácidos orgánicos, como los ácidos láctico y acético, los probióticos disminuyen el pH del contenido intestinal y ejercen una acción tóxica directa sobre la microbiota patógena. La producción de otras sustancias, como el peróxido de hidrógeno, dióxido de carbono y bacteriocinas, permite a los probióticos inhibir la adhesión y crecimiento de las bacterias dañinas.

2. Bioquímicos: son múltiples; entre los más conocidos figura la digestión de lactosa, mediada por la β-galactosidasa o lactasa producida por bacterias probióticas de la leche. Este efecto beneficia a personas con deficiencia de lactasa, quienes presentan distensión, dolor abdominal y diarrea secundarias a la ingestión de alimentos ricos en lactosa. Algunos probióticos son capaces, asimismo, de inhibir las enzimas fecales que participan en la conversión de cocarcinógenos a carcinógenos (azorreductasa, β-glucuronidasa, colanonilhidrolasa, nitrorreductasa).

3. Fisiológicos: se manifiestan a nivel de la respuesta inmunitaria del hospedero. Estos efectos pueden variar cuantitativa y cualitativamente, según sean las condiciones inmunitarias del hospedero y la cepa del probiótico utilizada. En sujetos sanos, al estimular la reacción inmunitaria, los probióticos protegen contra procesos infecciosos y, potencialmente, contra otras alteraciones en las cuales el sistema inmunitario interviene, como las alergias alimentarias y el cáncer de colon.

Al ser microorganismos vivos, los probióticos no están libres de efectos adversos. En consecuencia, se han identificado en infecciones sistémicas graves, como la septicemia y la endocarditis. Sin embargo, estos efectos adversos graves han sido sumamente raros y se han observado sobre todo en sujetos con inmunocompromiso grave.

Bibliografía
[1]
Alfaleh K, Anabrees J, Bassler D, Al-Kharfi T..
Probiotics for prevention of necrotizing enterocolitis in preterm infants..
, 3 (Cochrane Database Syst Rev 2011), pp. CD005496
[2]
Braegger C, Chmielewska A, Decsi T, et al..
Supplementation of infant formula with probiotics and/or prebiotics: a systematic review and comment by the ESPGHAN committee on nutrition..
, 52 (J Pediatr Gastroenterol Nutr 2011), pp. 238-50
[3]
De Preter V, Hamer HM, Windey K, Verbeke K..
The impact of pre- and/or probiotics on human colonic metabolism: does it affect human health? Mol Nutr Food Res 2011..
, 55 pp. 46-57
[4]
De Vrese M, Schrezenmeir J..
Probiotics, prebiotics, and synbiotics..
, 111 (Adv Biochem Eng Biotechnol 2008), pp. 1-66
[5]
Kopp-Hoolihan L..
Prophylactic and therapeutic uses of probiotics: a review..
, 101 (J Am Diet Assoc 2001), pp. 229-38
[6]
Masood MI, Qadir MI, Shirazi JH, Khan IU..
Beneficial effects of lactic acid bacteria on human beings..
, 37 (Crit Rev Microbiol 2011), pp. 91-8
[7]
Parvez S, Malik KA, Ah Kang S, Kim HY..
Probiotics and their fermented food products are beneficial for health..
, 100 (J Appl Microbiol 2006), pp. 1171-85
Idiomas
Revista de Gastroenterología de México

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.