Información de la revista
Vol. 77. Núm. 2.
Páginas 58-59 (Abril - Junio 2012)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 77. Núm. 2.
Páginas 58-59 (Abril - Junio 2012)
Editorial
Open Access
Diarrea asociada con infección por Clostridium difficile, ¿es tiempo de preocuparnos en México?
Clostridium difficile-associated diarrhea infection: Is it time for us to start worrying in Mexico?
Visitas
...
J.M. Remes-Troche
Investigador titular de tiempo completo, Laboratorio de Fisiología Digestiva y Motilidad Gastrointestinal, Instituto de Investigaciones Médico Biológicas de la Universidad Veracruzana (UV), Veracruz, México
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo

En la actualidad se reconoce a la infección por Clostridium difficile (C. difficile) como la principal causa de diarrea nosocomial en los países desarrollados. En la última década se ha reportado un incremento dramático en el número de casos. Por ejemplo, en Estados Unidos y Europa se estima que anualmente ocurren entre 450.000 y 750.000 casos, con un costo estimado cercano a los 3 billones de dólares anuales1,2. Sin embargo, este incremento en la incidencia es global, ya que se encuentran reportes epidemiológicos provenientes de países con poblaciones raciales diferentes como Corea, Irán, Arabia Saudita, Jordania y Brasil3–5.

En una búsqueda realizada hasta Abril de 2012 en PubMed bajo el término “Clostridium difficile”, llama la atención que existen al menos 7.506 publicaciones, y contrastante resulta el hecho de que sólo 11 de estas publicaciones están realizadas en México6–16. La mayoría de estas referencias son casos clínicos aislados, y siete de estos trabajos fueron publicados antes del 2012. Estos datos nos hacen reflexionar si es que acaso esta infección es “rara” en nuestro país, o debido al desconocimiento de la entidad no se busca adecuadamente, por lo que probablemente existe un subdiagnóstico de ésta. Los datos y publicaciones en otros países apoyan más este último hecho.

En el presente número de la Revista de Gastroenterología de México, Ramírez Rosales et al.17 evalúan la mortalidad asociada con infección por C. difficile en una serie de 66 casos, de un hospital privado del norte del país. Los resultados resultan interesantes y demuestran que la mortalidad por esta entidad puede ser cercana al 10%. Todas las defunciones ocurrieron en sujetos hospitalizados en la Unidad de Cuidados Intensivos, fueron pacientes de mayor edad y tenían el antecedente de uso de antibióticos de forma intrahospitalaria. Tradicionalmente, el uso de antibióticos de amplio espectro se ha considerado como el factor más importante asociado a la infección por C. difficile. Más recientemente, el uso crónico de medicamentos que suprimen la acidez gástrica como los bloqueadores de los receptores H2 y los inhibidores de la bomba de protones (IBPs), también se han asociado con esta infección. En el trabajo de Ramírez Rosales et al.17 no se demostró que los IBPs ni los bloqueadores H2, se asociaran con mayor mortalidad por el C. difficile. El único otro estudio publicado en México8 al respecto, un estudio de 113 casos de un hospital de tercer nivel, determinó los siguientes factores de riesgo asociados con la infección por C. difficile: uso de bloqueadores H2 (RM: 21,73, IC 95%: 7,14-66,67, p<0,001), edad menor a 65 años (RM: 10,21, IC 95%: 2,74-38,00, p<0,001), uso previo de cefalosporinas (RM: 3,41, IC 95%: 1,56-7,46, p=0,002) y fluoroquinolonas (RM: 3,11, IC 95%: 1,12-8,62, p=0,029), y finalmente la hospitalización en Unidad de Cuidados Intensivos (RM: 2,76, IC 95%: 1,38-5,49, p=0,004).

Aunque los resultados de Ramírez Rosales et al.17 son importantes y el estudio representa un serie de casos excepcional, tiene limitantes que deben ser consideradas como el hecho de que es una cohorte retrospectiva, los autores no describen cuáles fueron los antibióticos que más se asociaron a la infección por C. difficile, y se desconoce cuántos casos desarrollaron colitis pseudomembranosa, ya que no se hace referencia a si se realizaron estudios endoscópicos, ni si hubo casos de megacolon tóxico.

Finalmente, mientras en otras partes del mundo es clara la situación emergente de la infección por C. difficile (incluso se reporta un incremento de casos de infección adquirida en la comunidad)18, y se avanza en el conocimiento molecular de este bacilo que incluso ha permitido la identificación de cepas hipervirulentas (cepa Norteamericana tipo 1)19 o se plantean nuevas opciones de tratamiento, como el uso de un antibótico específico (fidaxomicina)20 o incluso el trasplante de materia fecal21. En México desconocemos la prevalencia y el comportamiento real de esta infección. Creo que uno de los mensajes más importantes del estudio de Ramírez Rosales et al.17 es lo plasmado por los autores en su conclusión: la obligación que tenemos los médicos de considerar la existencia de esta infección y tener una vigilancia estrecha en la población de alto riesgo, en otras palabras es tiempo de que nos preocupemos por el C. difficile en México.

Financiamiento

Ninguno.

Conflictos de interés

Dr. José María Remes-Troche es Miembro del Consejo Asesor de Takeda Pharmaceuticals, Alfa-Wasserman y Janssen. Ponente para Nycomed-Takeda, Astra-Zeneca y Bristol-Myers-Squibb.

Bibliografía
[1]
M.D. Zilberberg, A.F. Shorr, M.H. Kollef.
Increase in adult Clostridium difficilerelated hospitalizations and case-fatality rate. United States, 2000-2005.
Emerg Infect Dis, 14 (2008), pp. 929-931
[2]
L. Kyne, M.B. Hamel, R. Polavaram, et al.
Health care costs and mortality associated with nosocomial diarrhea due to Clostridium difficile.
Clin Infect Dis, 34 (2002), pp. 346-353
[3]
M. Jalali, F. Khorvash, K. Warriner, et al.
Clostridium difficile infection in an Iranian hospital.
BMC Res Notes, 5 (2012), pp. 159
[4]
J. Kim, H. Pai, M.R. Seo, et al.
Epidemiology and clinical characteristics of Clostridium difficile infection in a Korean tertiary hospital.
J Korean Med Sci, 26 (2011), pp. 1258-1264
[5]
I.T. Balassiano, E.A. Yates, R.M. Domingues, et al.
Clostridium difficile: a problem of concern in developed countries and still a mystery in Latin America.
J Med Microbiol, 61 (2012), pp. 169-179
[6]
J.O. Herrera-Cáceres, A. Camacho-Ortiz, A. Galindo-Fraga, et al.
Concordance between two enzyme immunoassays for the detection of Clostridium difficile toxins.
Arch Med Res, 41 (2010), pp. 92-96
[7]
M. Sánchez-Pérez, M. Muñoz-Juárez, E. Luque-de León, et al.
Toxic megacolon secondary to Clostridium difficile colitis. Case report.
Rev Gastroenterol Mex, 75 (2010), pp. 103-106
[8]
A. Camacho-Ortiz, A. Galindo-Fraga, A. Rancel-Cordero, et al.
Factors associated with Clostridium difficile disease in a tertiary-care medical institution in Mexico: a case-control study.
Rev Invest Clin, 61 (2009), pp. 371-377
[9]
A. Camacho-Ortiz, A. Ponce-de-León, J. Sifuentes-Osornio.
Clostridum difficile associated disease in Latin America.
Gac Med Mex, 145 (2009), pp. 223-229
[10]
M.I. Portillo-López, M.A. Castellanos-Urdaibay, E. Cortés-Nava, et al.
Clostridium difficile infection.
Gac Med Mex, 138 (2002), pp. 57-66
[11]
S. García-Osogobio, T. Takahashi, A. Gamboa-Domínguez, et al.
Toxic pseudomembranous colitis in a patient with ulcerative colitis.
Inflamm Bowel Dis, 6 (2000), pp. 188-190
[12]
G.M. Calderón, J. Torres-López, T.J. Lin, et al.
Effects of toxin A from Clostridium difficile on mast cell activation and survival.
Infect Immun, 66 (1998), pp. 2755-2761
[13]
J. Solana de Lope, E. Aguilera, J.I. Vinageras, et al.
Pseudomembranous colitis: report of four cases.
Rev Gastroenterol Mex, 62 (1997), pp. 113-116
[14]
G. González-Valencia, O. Muñoz, J.F. Torres.
Toxigenicity and adherence in Clostridium difficile strains isolated from patients with and without diarrhoea.
Arch Invest Med (Mex), 22 (1991), pp. 189-196
[15]
M. Camorlinga-Ponce, M. Gamboa, J.J. Barragan, et al.
Epidemiological aspects of Clostridium difficile in a pediatric hospital and its role in diarrheal disease.
Eur J Clin Microbiol, 6 (1987), pp. 542-546
[16]
J.F. Torres, R. Cedillo, J. Sánchez, et al.
Prevalence of Clostridium difficile and its cytotoxin in infants in Mexico.
J Clin Microbiol, 20 (1984), pp. 274-275
[17]
A. Ramírez-Rosales, E. Cantú-Llanos.
Mortalidad intrahospitalaria en pacientes con diarrea asociada a infección por Clostridium difficile.
Rev Gastroenterol Mex, 77 (2012), pp. 60-65
[18]
L.C. McDonald, G.E. Killgore, A. Thompson, et al.
An epidemic, toxin genevariant strain of Clostridium difficile.
N Engl J Med, 353 (2005), pp. 2433-2441
[19]
S. Khanna, D.S. Pardi, S.L. Aronson, et al.
The epidemiology of communityacquired Clostridium difficile infection: a population-based study.
Am J Gastroenterol, 107 (2012), pp. 89-95
[20]
J.S. Hardesty, P. Juang.
Fidaxomicin: a macrocyclic antibiotic for the treatment of Clostridium difficile infection.
Pharmacotherapy, 31 (2011), pp. 877-886
[21]
J.F. Gallegos-Orozco, C.D. Paskvan-Gawryletz, S.R. Gurudu, et al.
Successful colonoscopic fecal transplant for severe acute Clostridium difficile pseudomembranous colitis.
Rev Gastroenterol Mex, 77 (2012), pp. 40-42
Copyright © 2012. Asociación Mexicana de Gastroenterología
Idiomas
Revista de Gastroenterología de México

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.