Información de la revista
Vol. 79. Núm. 3.
Páginas 206-208 (Julio - Septiembre 2014)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 79. Núm. 3.
Páginas 206-208 (Julio - Septiembre 2014)
Carta científica
DOI: 10.1016/j.rgmx.2014.04.001
Open Access
Tumoración colónica secundaria a actinomicosis. Presentación de un caso y revisión de la literatura
Colonic mass secondary to actinomycosis: A case report and literature review
Visitas
...
C.I. Blanco-Velaa,
Autor para correspondencia
c_i_b_v@hotmail.com

Autor para correspondencia: Hospital Juárez de México. Universidad Nacional Autónoma de México. Av. Instituto Politécnico Nacional 5160, Col. Magdalena de las Salinas, Delegación Gustavo A. Madero, CP 07760, México D.F. Teléfono/fax: +57 47 7560.
, V.M. Luna-Ayalab, J. Perez-Aguirrec
a Servicio de Gastroenterología, Hospital Juárez de México, Secretaría de Salud, México D.F., México
b Residente del Servicio de Cirugía General, Hospital Central Militar, México D.F., México
c Servicio de Coloproctología, Hospital Central Militar, México D.F., México
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo

Actinomyces spp. son bacterias grampositivas y anaerobios facultativos que forman parte de la flora normal de la orofaringe, el tracto gastrointestinal y el tracto genital femenino1,2. Los microorganismos son patógenos oportunistas cuando hay disrupción de las membranas mucosas después de inflamación, traumatismo, cirugía o uso de dispositivo intrauterino3. Hasta en la mitad de los casos, la localización es cérvico-facial y le sigue en frecuencia la abdominal en el 20%4.

Presentamos el caso de una paciente de 58 años que acudió a consulta por dolor abdominal en el flanco derecho de 2 meses de evolución, cambios en los hábitos intestinales con estreñimiento y pérdida de peso de 5kg. A su ingreso, los signos vitales y los exámenes de laboratorio se encontraron dentro de los límites de normalidad. En la exploración física se detectó una masa en la fosa iliaca derecha y dolor leve a la palpación, sin datos de irritación peritoneal. En la colonoscopia, presentó una lesión estenosante en el ciego, se tomaron biopsias que revelaron únicamente inflamación crónica inespecífica. La tomografía abdominal mostró una tumoración a nivel del ciego de 5cm, con realce de la pared en el íleon terminal y en el ciego, además de adenopatías (fig. 1). Ante la sospecha clínica de neoplasia, la paciente fue sometida a hemicolectomía derecha laparoscópica. Como hallazgo transoperatorio, se reportaron adenomegalias peritumorales mayores de 1cm. Durante el examen macroscópico, se observó apéndice cecal de 5×1.5cm, con paredes engrosadas y obliteración fibroadiposa de la luz y lesión mal delimitada de aspecto abscecificado en el ciego. Durante el examen histopatológico se visualizó absceso pericecal con extensa colonización por Actinomyces spp., «gránulos de azufre» e inflamación aguda y crónica (fig. 2). Ante los hallazgos, se inició terapia con amoxicilina más ácido clavulánico durante 4 meses. La evolución postoperatoria de la paciente fue satisfactoria, siendo egresada al cuarto día postoperatorio. La actinomicosis es una enfermedad supurativa crónica que se manifiesta con la formación de fístula, seno, seudotumor inflamatorio o absceso. Son estas características las que obligan a considerar entre los diagnósticos diferenciales la enfermedad inflamatoria intestinal, la enfermedad pélvica inflamatoria y la tuberculosis. La infección puede simular malignidad por su capacidad de invadir los tejidos adyacentes y de formar masas4-6. Hasta el 80% de los casos ocurren en mujeres y el 60% se asocia a uso de dispositivo intrauterino2,4. La aparición de manifestaciones puede tomar de meses a años, pues los actinomicetos son organismos de crecimiento lento1,2. Los síntomas son inespecíficos y en la mayoría de los casos los estudios de laboratorio no demuestran anormalidades. Entre los hallazgos, se encuentran anemia normocrómica, leucocitosis y velocidad de sedimentación globular aumentada2,7. Al examen macroscópico del espécimen quirúrgico, se evidenció inflamación a nivel del apéndice. Actinomyces se encuentra de manera normal en zonas de estancamiento, como el ciego y el apéndice, los cuales son los órganos más frecuentemente involucrados en la localización abdominal1,4,5. El diagnóstico temprano y la antibioticoterapia oportuna de la apendicitis aguda reduce la incidencia de perforación, por lo que la inoculación a través de este proceso inflamatorio es rara. La diseminación es principalmente por continuidad de los tejidos y la vía hematógena o linfática es menos frecuente, por lo que la presencia de adenopatía regional no es común o se desarrolla tardíamente1,8. Las adenopatías peritumorales en el presente caso nos hicieron sospechar neoplasia como primera posibilidad diagnóstica. La presentación de actinomicosis como masa colónica indicativa de malignidad es infrecuente (1%)4. En la colonoscopia puede encontrarse edema y ulceración de la mucosa, nódulos umbilicados en el ápex y estenosis en algunos casos. La tomografía contrastada muestra frecuentemente involucro extramural y engrosamiento focal de la pared colónica9. El diagnóstico a través de biopsias por endoscopia o aspiración con aguja fina es complejo, pues los filamentos de Actinomyces se rodean de inflamación extensa5. Aunque el diagnóstico preoperatorio es útil para evitar una resección amplia, hasta en el 96% se requiere diagnóstico quirúrgico. El manejo quirúrgico permite retirar el tejido necrótico, la corrección de fístulas y acortar la duración del tratamiento antimicrobiano3,4,10. La colonoscopía y la tomografía tienen un papel más importante en el seguimiento terapéutico. En el examen histopatológico, se observan «gránulos de azufre», los cuales reaccionan a las tinciones de Schiff y Grocott. El cultivo es complejo y puede ser negativo hasta en el 76%5. La identificación de las especies de Actinomyces es difícil y en nuestro caso no se pudo reconocer el agente específico. Sin embargo, son susceptibles a aminopenicilinas y la combinación con inhibidores de la β-lactamasa debe ser considerada como la terapia de primera línea. Después de 4 meses de tratamiento, no se encuentran recidivas de la enfermedad10.

Figura 1.

La tomografía abdominal contrastada evidenció una tumoración a nivel del ciego de 5 cm de diámetro con realce de la pared en íleon terminal y en ciego, además de adenopatías.

(0,11MB).
Figura 2.

A) Absceso con inflamación aguda y crónica en donde se observan gránulos de azufre. B) Magnificación de los gránulos donde se observan los filamentos radiados.

(0,28MB).

En conclusión, la actinomicosis deberá ser incluida en el diagnóstico diferencial de tumoraciones infiltrativas en colon derecho. Debe resaltarse que, en la mayoría de los casos, los exámenes de laboratorio son normales y no existen adenopatías. La presencia en la tomografía de una masa con áreas focales de atenuación que invade estructuras adyacentes es característica. Aunque Actinomyces habita normalmente en el apéndice, existen pocos casos reportados en la literatura de apendicitis como mecanismo de inoculación abdominal.

Financiación

No se recibió patrocinio de ningún tipo para llevar a cabo este estudio/artículo.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
R.A. Smego Jr., G. Foglia.
Actinomycosis.
Clin Infect Dis, 26 (1998), pp. 1255-1261
[2]
H.Y. Sung, I.S. Lee, S.I. Kim, et al.
Clinical features of abdominal actinomycosis: A 15-year experience of a single institute.
J Korean Med Sci, 26 (2011), pp. 932-937
[3]
F.M. Wagenlehner, B. Mohren, K.G. Naber, et al.
Abdominal actinomycosis.
Clin Microbiol Infect, 9 (2003), pp. 881-885
[4]
M.M. Choi, J.H. Baek, J.N. Lee, et al.
Clinical features of abdominopelvic actinomycosis: Report of twenty cases and literature review.
Yonsei Med J, 50 (2009), pp. 555-559
[5]
D. Filippou, I. Psimitis, D. Zizi, et al.
A rare case of ascending colon actinomycosis mimicking cancer.
BMC Gastroenterol, 5 (2005), pp. 1
[6]
F. Sevilla Chica, F. Villalba Ferrer, C. Domingo Del Pozo, et al.
Abdominal actinomycosis simulating Crohn's disease.
Gastroenterol Hepatol, 24 (2001), pp. 300-302
[7]
Y.H. Wang, H.C. Tsai, S.S. Lee, et al.
Clinical manifestations of actinomycosis in Southern Taiwan.
J Microbiol Immunol Infect, 40 (2007), pp. 487-492
[8]
A. Privitera, C.S. Milkhu, V. Datta, et al.
Actinomycosis of the sigmoid colon: A case report.
World J Gastrointest Surg, 1 (2009), pp. 62-64
[9]
J.C. Kim, B.Y. Ahn, H.C. Kim, et al.
Efficiency of combined colonoscopy and computed tomography for diagnosis of colonic actinomycosis: A retrospective evaluation of eight consecutive patients.
Int J Colorectal Dis, 15 (2000), pp. 236-242
[10]
A.J. Smith, V. Hall, B. Thakker, et al.
Antimicrobial susceptibility testing of Actinomyces species with 12 antimicrobial agents.
J Antimicrob Chemother, 56 (2005), pp. 407-409
Copyright © 2014. Asociación Mexicana de Gastroenterología
Idiomas
Revista de Gastroenterología de México

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.